Quinta dimensión: la meta de las Llamas Gemelas

Llamas Gemelas

En el viaje de las Llamas Gemelas, aprendes que lo que ves únicamente con tus ojos es una realidad tridimensional limitada por la mente humana. Comprendes que existen otros mundos más allá de esta realidad; otras dimensiones que sólo logras experimentar en el momento en el que precisamente cierras tus ojos. Descubres acerca de energías universales, frecuencias vibracionales, procesos de ascensión… Te enfrentas, así, a una amplia cantidad de información, quizás a veces difícil de digerir ya que se encuentra fuera de lo que tu mente racional considera normal. Y es que este camino trata precisamente de moverse más allá de esta dimensión limitada, para alcanzar la dimensión del amor incondicional. Hablemos de todas ellas.

Las dimensiones no son lugares o ubicaciones, sino niveles de consciencia que vibran a una determinada velocidad. Cuanto más alto vibremos, más dimensiones experimentamos – Liara Covert

quinta dimensión

La tercera dimensión: el mundo material.

Se trata de la dimensión donde se acumula lo material y en la cual vivimos con el miedo de perderlo. Energéticamente, se trata de un nivel de baja vibración que realza la ilusión de separación. En este nivel:

  • Tenemos miedo de perder el control, de perder nuestra seguridad y de no ser suficientes;
  • Tratamos de dominar a otras personas, forzando sus acciones, sus decisiones y sus procesos;
  • Nos definimos por aquello que tenemos o por lo que hacemos para vivir;
  • Creemos estar separados de la fuente (Dios, el Universo… lo que resuene con cada uno) y del resto;
  • Pensamos tener una única vida y después se acabó;
  • Creemos que este mundo es un lugar de escasez;
  • Creemos que nuestra vida se basa en simples coincidencias;
  • Pensamos que no estamos completos si no tenemos otro ser que nos complemente;
  • Creemos que la felicidad nos viene entregada de algo o de alguien externo a nosotros;
  • Vivimos la vida rememorando continuamente el pasado o esperando cada día por un futuro que no llega, en lugar de experimentar únicamente el presente.

La ilusión de la dualidad de la tercera dimensión nos invita a experimentar la luz y la oscuridad, lo bueno y lo malo, la alegría y la desesperanza, lo mejor y lo peor. Podemos elegir entre actuar como santos o actuar como demonios. Básicamente, éstas son las únicas opciones que nos permite: el amor o el miedo – The Wake Up Experience

En el momento en el que decidimos experimentar el amor de forma permanente, nuestras vibraciones incrementan su frecuencia de forma considerable. De esta manera, empezamos a trascender las limitaciones de nuestra mente. Comprendemos el funcionamiento de las energías universales y cómo éstas pueden ayudarnos a crear nuestra realidad.

Para las Llamas Gemelas, la tercera dimensión es el nivel en el que creemos estar separados de nuestra pareja energética. Nos centramos en la distancia física, y entendemos el silencio como una forma de rechazo o de abandono. En este plano, culpamos a nuestra Llama por sus decisiones, y la forzamos a cambiar sus acciones. Cuando vivimos en la tercera dimensión, tenemos miedo de perder, de olvidar, y de no volver a encontrarnos nunca más. Tenemos miedo de quedarnos eternamente sin la presencia física de nuestra Llama Gemela.

La cuarta dimensión: el mundo de los sueños.

Muchas fuentes la consideran como un estado de transición, en el cual aún tenemos un pie en la tercera dimensión, pero el otro ya lo estamos anclando en la quinta dimensión. En otros casos, lo reconocen como el plano de los sueños. Como para todo lo demás, cada ser elige por sí mismo con qué información resonar y cuál descartar. Aquí transmito la información que más resuena con mi verdad (la cuarta dimensión como el plano astral), pero por supuesto no tiene porqué ser la tuya.

Se trata de una dimensión mucho menos densa y más fluida que la tercera. Normalmente la visitamos cuando estamos dormidos. En este plano, todo es posible: un ratón se puede transformar en un león, podemos volar o respirar bajo el agua, podemos estar en varios sitios al mismo tiempo o podemos conversar con las criaturas más extrañas. Durante los viajes astrales, podemos alcanzar ese estado incluso de forma voluntaria. Éste es el plano al que viajaban los chamanes y las antiguas civilizaciones para conectar con las esferas espirituales.

La cuarta dimensión conecta la oscuridad con la luz. En este plano, sólo podemos protegernos utilizando la leyes energéticas universales, ya que no se rige por ninguna ley o regulación humana – The Wake Up Experience

Éste es el plano en el que interactuamos con nuestra Llama Gemela a través de los sueños, de forma telepática o con otras habilidades psíquicas.

La quinta dimensión: el plano de luz y amor.

Hay quienes consideran que se trata de la última dimensión, mientras otros afirman que hay más después de la quinta. En cualquier caso, la quinta dimensión es la que se encuentra más allá del tiempo lineal, es decir, permite acceder a diferentes realidades. En esta dimensión, no existe el dolor, el miedo, ni la rabia o la culpa. Se trata del plano de la abundancia y del amor incondicional. En este nivel, nuestro ‘yo superior’ está completamente integrado dentro de nuestro cuerpo físico y nos guía continuamente.

En la quinta dimensión, todas nuestras acciones se fundamentan en el amor. Nos sentimos conectados a todo lo que nos rodea – experimentamos la intensa conexión con el Universo. Vivimos en un estado de «consciencia única», pero aún así, nos reconocemos como seres individuales que forman parte de un conjunto. Recordamos quienes somos y la eternidad de nuestra esencia. Cuando vivimos en este nivel, descubrimos el poder de la manifestación, y con él creamos la realidad que soñamos. No hay límites. Vivimos en libertad y con autenticidad.

Vivir en la quinta dimensión significa vivir desde el corazón. Conectamos a través de nuestros corazones y experimentamos la conexión y el amor de forma instantánea – The Wake Up Experience

La quinta dimensión es un estado de absoluta confianza y de una clara certeza de que todo está ocurriendo de manera perfecta. En este plano, nos movemos con el fluir de los acontecimientos y permitimos que el Universo obre sus milagros. Vivimos el presente, pasando de un ‘ahora’ a otro ‘ahora’, sin ninguna preocupación por lo que nos depara el futuro.

Además, no nos tomamos nada de manera personal; no juzgamos ni culpamos a otros porque entendemos que están lidiando con sus propios bagajes; lo que hacemos es amarles de forma incondicional. Aquí no hay peligro, así que no hay necesidad de protegerse. Sabemos que nuestra luz brilla con tal fuerza que absorbe la oscuridad automáticamente. Por supuesto, en este nivel de consciencia, nuestras habilidades psíquicas e intuitivas están altamente desarrolladas y nos guían en todo momento.

En la quinta dimensión es donde amamos de forma incondicional a nuestra Llama Gemela. No la juzgamos por lo que ha hecho o no ha hecho; tampoco la culpamos por sus palabras, ni nos enrabiamos por sus silencios. No forzamos su proceso porque es perfecto tal cual es, igual que lo es el nuestro. Sabemos que nuestra Llama Gemela está presente en todo momento dentro de nosotros. Nosotros somos nuestra pareja y nuestra pareja es nosotros. No hay separación. Las posibilidades no tienen ningún límite, y los milagros ocurren cada día, porque confiamos ciegamente en el plan que el Universo tiene preparado. 

quinta dimensión

La misión de las Llamas Gemelas es la de convertirnos en portales de alta vibración y amor incondicional que desde las altas esferas transferimos al mundo de ‘aquí abajo’. El fin es el de limpiar las energías colectivas, difundiendo vibraciones de amor, paz y unidad, y ayudar a la ascensión planetaria, en conjunto con otros trabajadores de la luz. Por lo tanto, el verdadero trabajo lo llevamos a cabo una vez que hayamos expandido nuestra consciencia hasta los niveles de la quinta dimensión. No es un lugar al que debamos llegar, sino una forma de existir que decidimos mantener en cada instante. Por supuesto, no se consigue en un puñado de días, sino a raíz de un profundo y sinuoso trabajo interno que requiere tiempo. Éste es precisamente el viaje de las Llamas Gemelas.

Quizás te interese leer: EL VERDADERO SIGNIFICADO DE AMOR INCONDICIONAL EN EL VIAJE DE LAS LLAMAS GEMELAS.

Nota importante:

Con independencia de lo transmitido en este artículo, con cierta frecuencia resulta altamente saludable volver a anclar nuestra esencia al mundo de la realidad 3D, ya que de este modo permitimos a nuestro cuerpo que se asiente y suelte tensión:

  • Caminar con los pies descalzos en algún entorno natural;
  • Abrazar un árbol;
  • Bailar, cantar o tocar un instrumento;
  • Hacer jardinería;
  • Sumergirse en un baño de sal;
  • Conversar con amigos.

Al fin y al cabo, seguimos existiendo dentro de un cuerpo 3D, viviendo en un mundo 3D. Conectar con tierra es indispensable para ayudar a que nuestro sistema físico y espiritual trabajen juntos. Recuerda: ante todo, equilibrio.

¿Quieres descubrir cómo vivir tu vida desde la quinta dimensión? Trabaja conmigo para aprender a alinearte con tu propia esencia.

7 thoughts on “Quinta dimensión: la meta de las Llamas Gemelas

  1. Buenos días,
    He comenzado esta aventura en octubre de 2015, ahora llevo casi un año, (desde el 26/10/2017), sin ver ni contactar con mi llama, en el proceso he experimentado experiencias personales dolorosisimas y sin embargo ahora, estoy consiguiendo ser muy feliz, disfrutar de cada momento de mi hermosa vida, enfrentándome a esas molestas situaciones que antes me estesresaban, con paz, disculpando las conductas incorrectas de la gente, que antes me ofendían, y al considerar que nadie actúa con maldad, sino debido a su grado de evolución, (a veces muy limitante), disculpó y soy feliz. También pienso que aún no estoy preparada siquiera para ver a mi llama, siento miedo, pero estoy contenta, pues a pesar de que vivimos mundos distintos, algo, no sé que, nos une. Yo lo pienso cada día y sé que a él le pasa lo mismo. Es difícil de explicar, pero me siento bien así.(Es como si separara dos planos, el de mi realidad donde no está el, y el de mi espiritualidad donde estamos juntos y conectados)

    Un beso a todos especialmente los que están soportando este duro proceso de cambios. Mucha fuerza!!!

    1. ¡Infinitas gracias por compartir tu experiencia, tu evolución y tu sabiduría! Lo que has expresado es precisamente la meta que debe ser alcanzada por toda Llama Gemela: encontrar la paz y el bienestar independientemente de la presencia física de la otra persona. Siempre estaréis conectados, no importa lo que ocurra en superficie, y en tu felicidad reside vuestra unión. Gracias por iluminarnos con tu luz. ¡Un abrazo enorme!

  2. Hola! Qué grande! Justo lo que necesitaba leer hoy. El llegar a verlo con los ojos de una quinta dimensión hace que tenga todo sentido, todo estaba conectado, y todo es…mágico, como parte de un cuento, donde vas descubriendo que todo es posible. Difícil y doloroso camino el que escogimos pero ahora puedo decir que qué afortunadas somos, ahora sí veo que es un regalo muy grande del Universo, todo el sufrimiento pasado y probablemente el que nos quede, ha merecido y merecerá la pena.
    Gracias por estar ahí. Mucho ánimo y un abrazo muy grande 🙂

    1. ¡Hola Virginia! Me alegra muchísimo que mis palabras hoy resuenen contigo. Gracias por compartir tu maravillosa sabiduría y tus fantásticas revelaciones. ¡Todo es tal cual lo has expresado! Gracias también a ti por estar aquí y aportar tus extraordinarias energías. Te envío un abrazo enorme.

Deja un comentario

DESCARGA LA GUÍA DEL VIAJERO
Todo lo que tienes que saber acerca del viaje de las Llamas Gemelas

La información proporcionada será utilizada únicamente para estar en contacto contigo y enviar actualizaciones de la página. Tu información no será cedida a terceros.
Scroll Up