La propia misión individual en el viaje de las Llamas Gemelas

Llamas Gemelas

«¿Para qué he nacido?, ¿cuál es mi misión?, ¿qué sentido tiene mi camino como Llama Gemela?». Estas son las preguntas más profundas y esenciales, cuyo planteamiento es inevitable en las etapas más avanzadas del viaje de las Llamas Gemelas. Todos anhelamos encontrar ese significado que le confiere a nuestra vida un valor mucho más grande que el que tiene la simple suma de sus partes.

Quizás no hayas encontrado aún tu misión de vida; quizás creas que no tienes nada que aportar al mundo; o incluso puede que estés pensando que tu camino como Llama Gemela no tiene nada que ver con nada de lo anterior. En el «peor» de los casos, sólo te estarás centrando en la necesidad de romanticismo con tu Llama Gemela. Pero la realidad es que el encuentro con tu pareja energética viene a despertar tu misión de vida. Te invito a que te permitas encontrarla.

Nunca debemos olvidarnos de la necesidad de encontrar un sentido en la vida incluso cuando nos enfrentamos a situaciones desesperanzadas, cuando nos encaramos a un destino que no puede ser cambiado. Cuando no está en nuestras manos cambiar una situación, el desafío es cambiarnos a nosotros mismos – Viktor Frankl

Sentido y propósito.

Existe una distinción fundamental entre sentido y propósito. Generalmente, el sentido es el que mira hacia atrás y te ayuda a entregar un significado a las circunstancias de tu pasado; por ejemplo, el significado de las experiencias ocurridas con tu Llama Gemela. Por otro lado, el propósito es el que mira hacia adelante y te impulsa hacia tu futuro; el propósito es más que sólo entendimiento, es acción. Y en este viaje de transformación, el auto-conocimiento debe estar acompañado por la acción.

Por tanto, un propósito se convierte en tu faro personal: aunque estés perdido/a en medio de la niebla, el faro te seguirá indicando tu camino, aportándote una motivación y una dirección a tu viaje como Llama Gemela. Pero un propósito no significa únicamente conocer qué trayectoria tomar, también significa aportar algo valioso al mundo. Tu propósito se convierte, de este modo, en tu misión.

4 preguntas que debes plantearte para recordar tu misión de vida:

1. «¿Qué es aquello que más me inspira en la vida?»

Hay actividades que te hacen perder la noción del tiempo, entornos que te hacen sentir que estás justo donde debes estar, o acciones que te llenan de una agradable plenitud. Lo que más te inspira en la vida está conectado con esa misión por la cual has nacido.

2. «¿Cuáles son mis valores?»

Los valores son todo aquello que es verdaderamente importante para ti. Son tus convicciones más profundas. A menudo, las propias experiencias vividas a lo largo de tu viaje como Llama Gemelas (pero también fuera de ellas) son las que conforman tu escala de valores. Algunos ejemplos son:

  • Amor
  • Éxito
  • Crecimiento personal
  • Familia
  • Respeto
  • Pasión
  • Creatividad
  • Justicia
  • Comunicación sincera
  • Equilibrio
  • Sanación
  • Etc.

3. «¿Cuáles son mis dones?»

Te estoy oyendo: estás pensando «qué dones, yo no tengo ningún don». Sí, los tienes, te lo aseguro. Puede que no los hayas descubierto aún, que los hayas olvidado, o puede que tu parte cómoda los haya encerrado en alguna parte escondida de tu interior porque tiene miedo de convertirse en el ser maravilloso que eres. ¡Los dones han estado contigo siempre! Déjales manifestarse.

4. «¿Qué necesita el mundo de mí?»

Viniste al mundo para entregarle algo extraordinario, para apoyar su evolución, para aportar algo esencial. Tienes algo que únicamente posees tú, algo que el mundo necesita de ti en su propio beneficio.

misión

Descubres tu misión en el momento en el que empieces a comprender que formas parte de algo más grande; que el viaje de las Llamas Gemelas no es un cuento de hadas roto por el dolor, sino que te está guiando hacia una importante misión de vida. Dedicarse a un ideal propio o a una causa personal forma parte de las condiciones del contrato que firmaste con tu Llama Gemela antes de nacer.

Además, en el momento en el que entregas algo de ti (de forma incondicional, generosa y auténtica), descubres que tu vida y tu camino como Llama Gemela sí tienen un sentido. Entonces, llega el momento de reinventarse.

No has llegado hasta aquí para sólo llegar hasta aquí.

Reinvención.

Si algo he aprendido en el viaje de las Llamas Gemelas es que te fuerza a llevar a cabo una reinvención personal. Reinventarse significa cambiar la forma de ser y de estar en este mundo; implica un cambio de mentalidad, y se trata de salir de la propia zona de confort y empezar algo nuevo. Todo ello, por supuesto, requiere de un gran crecimiento interior. Y más allá de esto, también necesitarás compromiso, pasión y responsabilidad. En una sola palabra: acción.

¿Qué es lo que más deseas que aún no has conseguido?

Una vez definido hacia dónde te quieres dirigir y haber marcado tu objetivo de forma breve, clara y concisa, toca trabajar sobre los obstáculos que te están impidiendo conseguirlo. Creencias, pensamientos limitantes y miedos son mochilas que todo el mundo llevamos cargando. No obstante, pueden ser trabajados y transformados, hasta convertir esos demonios en aliados; hasta llegar a convertirte en la mejor versión de ti mismo/a.

Sentido, propósito, misión y reinvención.

Esta es la secuencia que debe ser aplicada para encontrar tu paz interna. Todo empieza por reconocer que todas las experiencias que estás viviendo con tu Llama Gemela tienen un sentido de ser. Si tu proceso se ha producido así, es porque tiene un sentido exclusivo para ti.

Una vez entendido y aceptado tu proceso, su sentido se convierte en la gasolina de tu propósito. Personalmente, mis experiencias con mi Llama Gemela han sido perennemente marcadas por el abandono, por la ausencia y por el silencio. ¿Qué sentido puede tener eso? Para mí, tenía el sentido de que yo aprendiera a valerme por mí misma, sin la necesidad de que nadie viniera a salvarme de mi vida miserable. Mi Llama Gemela fue, de este modo, mi mejor maestro.

El sentido de mi pasado se ha convertido en la gasolina que alimenta mi futuro. Ahora, mi propósito es el de transmitirte a ti la importancia del poder personal. Mi misión es la de acompañarte a crear la vida que siempre has querido, sin necesidad de que tu Llama Gemela esté físicamente a tu lado. Así es cómo me he reinventado, convirtiéndome en Coach y dedicándome al desarrollo personal.

Gracias a mi Llama Gemela y a las experiencias dolorosas que he vivido con ella, he pasado de ser una persona perdida sin rumbo existencial a saber perfectamente quién soy y a qué he venido. Ahora mi deseo es que lo hagas tú también.

Recuerda que puedes trabajar directamente conmigo si necesitas poner luz sobre cualquiera de estos aspectos.

1 thought on “La propia misión individual en el viaje de las Llamas Gemelas

  1. Hola Fede,
    Estoy en un momento en el que ya no deseo la unión con mi llama, es un momento de decepción de todo, de no encontrar la necesidad de haber pasado por esto, pues por más que pregunto, no hayo mi misión de vida, y lo único que deseo es ser feliz con lo que tengo, mi maravillosa familia es lo más importante, y creo que he nacido para criar y educar a mis hijas con mucho amor, sólo eso, nada especial, pues casi todas las madres lo hacen. A veces pienso, que la razón por la que mi llama apareció en mi vida fue, para ayudarme a superar una difícil situación personal, pero ahora que estoy mucho mejor, no quisiera volver a colgarme de esa persona. Puedes ayudarme?

Deja un comentario

Scroll Up